-->

Lleguemos al 1,000,000

Se parte de la comunidad en FACEBOOK, lleguemos al 1,000,000

¡Tienes que ver!

Vídeos DESTACADOS

viernes, 19 de septiembre de 2014

10 razones para renunciar a tu trabajo este año

  • Pin It

Este artículo fue escrito por James Altucher, emprendedor, inversionista y escritor.
Esto iba a terminar mal.
Mi jefe me estaba gritando frente a mis colegas. Por supuesto que había hecho algo mal. Había enviado el producto al cliente antes de depurarlo por completo. Era mi culpa. Pero no me gusta que me griten.

Y, afortunadamente, tenía otra oferta de trabajo que en ese momento decidí aceptar.  Así que al día siguiente dije las palabras mágicas: “Renuncio”.
Y unos años después de eso, renuncié de nuevo, y nunca volví a trabajar en el mundo corporativo.
Y ahora es muy tarde. Ahora el curso de la historia finalmente ha escrito el último capítulo. No hay más mentiras. Te diré por qué tienes que renunciar a tu empleo. Por qué tienes que trabajar en tus ideas. Por qué debes construir los cimientos para tu vida o pronto no tendrás un techo.
30d9137
La nueva empleada de Jabba

1. La clase media está muerta

Hace unas semanas visité a un amigo que administra un trillón de dólares. No es broma. Un trillón. Si te dijera el nombre de la familia para la que trabaja dirías, “¿ellos tienen un trillón? ¿en serio?” Pero eso es lo que pasa con diez millones de dólares en intereses compuestos al 2% por 200 años.
Él dijo, “mira por la ventana.” Miramos a todos los edificios de oficinas a nuestro alrededor. “¿Qué ves?” Me preguntó. “No lo sé.” “¡Están todos vacíos! Todos los cubículos están vacíos. La clase media está desapareciendo.” Miré con mayor atención. Pisos completos estaban con la luz apagada. O había pisos con uno o dos cubículos y el resto vacío.  “Todos estos puesto ahora son externalizados o reemplazados por la tecnología,” me dijo.
“No todas las noticias son malas,” me dijo. “Más personas que nunca entraron a la clase alta el año pasado.” Pero, dijo, hay más personas que nunca como empleados temporales.
Y ese es el nuevo paradigma. La clase media ha desaparecido. El sueño americano nunca existió realmente. Era un fraude de marketing.
El eslogan del mayor proveedor de hipotecas por los últimos 50 años, Fannie Mae, era “hacemos realidad el sueño americano.” Era solo un eslogan de marketing.  Cuántas veces he llorado a causa de un eslogan.  Y después lo arruinaron.

2. Has sido reemplazado

La tecnología, la externalización, una creciente industria de empleados temporales, eficiencias productivas; todas han reemplazado a la clase media.
La clase trabajadora. La mayoría de los trabajos que existían hace 20 años no son necesarios ahora. Quizás nunca lo fueron. Toda la primera década de este siglo los CEO la pasaron en sus clubs planeado a través de sus habanos, “¿cómo vamos a despedir a todo este peso muerto?”. 2008 finalmente les dio la oportunidad. “¡Fue la economía!” Dijeron. El país salió de la recesión en 2009. Hace ya cuatro años. Pero los trabajos no han vuelto. He preguntado a muchos de estos CEOs: ¿Usaste esto como una excusa para despedir a las personas?, y ellos me guiñaban el ojo y decían “dejémoslo en eso”.
Estoy en el consejo de directores de una compañía de empleos temporales con un billón de dólares en ganancias.  Puedo ver como esto sucede en todos los sectores de la economía.  Todos están siendo despedidos. Todos son papel higiénico.
Tiempo de tirar la cadena.
06c114c
Los robots son la nueva clase media

3. No le agradas a las empresas

El editor ejecutivo de un importante medio de noticias me invitó a almorzar para que lo aconsejara sobre cómo aumentar el tráfico en su sitio web. Pero antes de que pudiera empezar se estaba quejando: “nuestros mejores escritores ponen sus cuentas de twitter en sus artículos y cuando tienen más seguidores piden un aumento.”
“¿Qué tiene de malo?” pregunté “¿no quieres que tus escritores sean populares y respetados?”
Cuando digo un “importante medio” quiero decir IMPORTANTE.
Él dijo, “no, queremos que sea sobre las noticias. No queremos estrellas individuales.”
En otras palabras, su trabajo era destruir las aspiraciones de sus empleados más talentosos, las personas que prometieron ser leales, las personas que trabajan más de 90 horas semanales para él.  Si sólo trabajaran 30 horas semanales y fueron un poco más mediocres, habría estado feliz. Pero a él no le agradas. Quiere mantenerte en tu hoyo y te arrojará comida cada cierto tiempo a cambio de excremento. Básicamente, todos los jefes son iguales. Absolutamente cada uno de ellos.

4. El dinero no es felicidad

Una pregunta común durante mi sesión de preguntas y respuestas en Twitter, que me hacen al menos una vez a la semana, es “¿debería aceptar el trabajo que me gusta o el trabajo con mayor sueldo?”
Dejando de lado la cuestión de “debería aceptar un trabajo en absoluto,” hablemos de dinero por un momento.
Primero, la ciencia: Los estudios muestran que un incremento en sueldo ofrece un incremento cercano a cero en “felicidad” después de cierto nivel. ¿Por qué pasa esto? Por el hecho básico de que las personas gastan lo que tienen. Si tu sueldo aumenta en USD$5.000 gastarás 2.000 en accesorios extra para tu auto, tendrás un aventura romántica, comprarás un nuevo laptop, un mejor sofá, una TV más grande, y luego te preguntarás “¿ a dónde se fue todo el dinero?” Aunque ahora no necesites nada de estas cosas, sí necesitas algo más: Otro aumento de sueldo, así que de vuelta al casino corporativo para un intento más en la ruleta salarial.  Nunca jamás he visto a nadie ahorrar el aumento de su salario.
En otras palabras, no te quedes en el trabajo por los seguros aumentos de sueldo.  Eso nunca te llevará a dónde quieres llegar: cero preocupaciones financieras.  Solo el tiempo libre, la imaginación, la creatividad  y la habilidad para desaparecer te ayudarán a entregar un valor que nadie nunca antes entregó en la historia de la humanidad.

5. Cuenta ahora mismo cuántas personas pueden tomar una decisión que arruinaría tu vida

No me gusta que mi éxito o fracaso dependan de otros. Un jefe. Un editor. Un productor de TV. El comprador de mi empresa. En algún momento he tenido que adular a todos los anteriores. Lo odio. Nunca lo haré de nuevo.
La forma de evitar esto es diversificar en lo que estás trabajando, para que ningún cliente o jefe pueda tomar una decisión que, o te hace rico, o te destruye, o cumple tus sueños, o los aplasta. Entiendo que no puede suceder en un día. Empieza a planear cómo crear tu propio destino en vez de permitir que las personas a quienes no les agradas controlen tu destino. Cuando cuentes, asegúrate que el número sea mayor a 20, porque cuando hagas girar la ruleta las probabilidades estarán a tu favor.

6. ¿Está tu empleo satisfaciendo tus necesidades?

Definiré “necesidades” como siempre lo hago, con las cuatro patas de lo que llamo ‘la práctica diaria’. ¿Está tu empleo satisfaciendo tus necesidades físicas, emocionales, mentales y espirituales?
La única vez que tuve un trabajo que hacía eso, era cuando tenía tan poco que hacer que me daba tiempo para escribir, empezar una empresa, divertirme o pasar tiempo con mi familia. Las veces en que no he tenido tal empleo es cuando he estado trabajando mucho, lidiando con gente que no me agrada, aplastando mi creatividad una y otra vez, y así. Cuando estás en esa situación debes planear tu estrategia de escape.
Tus manos no están hechas para digitar memos. O poner papeles en las máquinas de fax. O sostener un teléfono cuando hablas con personas desagradable. En 100 años tus manos se pudrirán como polvo en tu tumba. Debes hacer hoy un maravilloso uso de ellas. Besa tus manos para que puedan hacer magia.
Uno podría argumentar, “no todos tienen el derecho a satisfacer sus necesidades en un empleo.” Eso es cierto. Pero ahora que sabemos que el sueldo no te hará feliz, puedes fácilmente modificar tu estilo de vida y trabajo para al menos satisfacer más de tus necesidades.  Y mientras más de esas necesidades son satisfechas más crearás las condiciones para que la verdadera abundancia llegue a tu vida.
Tu vida es una casa. La abundancia es el techo. Pero los cimientos y la plomería deben estar ahí primero, o el techo se caerá, la casa será inhabitable.  Tú creas los cimientos al seguir la “práctica diaria.” Digo esto no porque estoy vendiendo algo, pero porque funcionó para mí cada vez que mi techo cedía. Mi casa ha sido bombeada, mi casa ha estado fría y los vientos helados me congelaron, pero logré reconstruir.  Así es como lo hice.
1600690
Otro día en el trabajo

7. Tu plan de retiro es inservible

No me importa cuánto dinero has apartado para tu jubilación. Se terminó. El mito de los ahorro se terminó.  La inflación consumirá los ahorros de tu jubilación. Y para aprovechar ese plan de jubilación debes vivir por un largo tiempo haciendo cosas que no te gustan hacer. Y de repente tienes 80 y estás viviendo un estilo de vida reducido en una cueva y apenas puedes abrigarte en las noches.
El único plan de jubilación es: Elígete a Ti Mismo.  Es decir, empezar una empresa o una plataforma o un estilo de vida donde puedas ahorrar grandes cantidades de dinero. Algunas personas dirán, “bueno, pero simplemente no soy un emprendedor.”
Eso no es cierto. Todos somos emprendedores. Las únicas habilidades que necesitas para ser emprendedor son capacidad para fallar, capacidad para tener ideas, vender esas ideas, ejecutarlas y ser perseverante para que incluso cuando fallas aprendas y avances a la siguiente aventura. O sé un emprendedor en tu empleo. Controla a quien le rindes cuentas, qué es lo que haces, qué creas. O empieza una empresa. Entrega algo de valor, cualquier valor, a cualquier persona, o a alguien en particular, y observa cómo ese valor se convierte en una carrera.
¿Cuál es tu otra opción? Quedarte en un empleo donde tu jefe no quiere que avances, donde eventualmente serás reemplazado, te pagarán solo lo suficiente para sobrevivir, rotarán entre insultos y cumplidos para que te quedes como un pez atrapado en la red.  ¿Esa es tu mejor opción? Tú y yo tenemos las mismas 24 horas cada día. ¿Así es cómo pasarás las tuyas?

8. Excusas

“Estoy muy viejo”. “No soy creativo.” “Necesito el seguro.” “Tengo que criar a mis hijos.” Una vez estaba en una fiesta. Una mujer increíblemente hermosa se acercó y me dijo, “James, ¿cómo estás?”
¿QUÉ? ¿Quién eres?
Dije, “¡Hola! Estoy muy bien”. Pero no tenía idea con quien hablaba. ¿Por qué esta mujer estaría hablando conmigo? Soy muy feo. Me tomó unos minutos de conversación falsa darme cuenta de quién era.
Resultó ser la mujer un poco parecida a un espantapájaros que había sido despedida seis meses antes en el trabajo que ambos estábamos. Había llorado mientras guardaba las cosas de su cubículo. Estaba fuera de forma, se veía 30 años mayor de lo que era, y su vida iba a de mejor a peor.  Hasta que se dio cuenta que estaba fuera del zoológico.  En la película de George Lucas, THX-1138 (el nombre del personaje principal) nadie es capaz de tomar decisiones y todos viven bajos suelo porque la superficie es “radioactiva.” Finalmente, THX decide que es mejor morir en la superficie que sufrir para siempre bajo el suelo donde no tenía permiso para amar. No era libre.
Logra salir a la superficie, evadiendo a los guardias y a la policía. Y cuando llega, está soleado, las personas son hermosas y lo reciben con los brazos abiertos.  La excusa, “¡pero afuera es radioactivo!” Era simplemente para mantenerlo atrapado.
“Es fácil para ti decir eso,” me comentan algunas personas. “¡Algunos de nosotros TENEMOS que hacer esto!” La ahora-hermosa mujer también tenía que hacerlo. “¿Qué estás haciendo ahora?” Pregunté. “Oh, ya sabes,” me dijo. “soy consultora.” Pero algunos dirán, “No puedo simplemente salir y consultar. ¿Qué significa eso?”
Y a eso respondo, “ok, estoy de acuerdo contigo.” ¿Quién soy para discutir? Si alguien insiste en seguir en prisión a pesar de que las puertas están abiertas no voy a seguir discutiendo. Son libres de quedarse encerrados.

9. Está bien ir de a poco

“¡No puedo simplemente RENUNCIAR!” Algunas personas me argumentan. “Tengo cuentas que pagar.” Entiendo. Nadie dice que renuncies hoy. Antes de correr una maratón los seres humanos aprenden a gatear, luego dan sus primeros pasos, luego caminan y  después corren. Luego ejercitan todos los días y se mantienen saludables. Luego corren una maratón. Pero, ¿de qué estoy hablando? Apenas puedo correr tres kilómetros sin colapsar en agonía.  Soy débil.
Haz la lista ahora mismo. Todos los sueños. Quiero ser un autor de bestsellers. Quiero reducir mis necesidades materiales. Quiero ser libre de las preocupaciones a las que he sucumbido toda mi vida. Quiero ser saludable. Quiero ayudar a todos alrededor de mí o a las personas que entran en mi vida. Quiero que todo lo que haga sea de ayuda para las personas. Quiero rodearme solo de personas que amo, personas que me aman.  Quiero tener tiempo para mí.
ESTOS NO SON OBJETIVOS. Estos son temas. Cada día, ¿qué debo hacer para practicar esos temas? Comienza el momento que despierto: “¿A quién puedo ayudar hoy?” Le pregunto a la oscuridad cuando abro mis ojos. “¿A quién podré ayudar hoy?” Soy un agente secreto y estoy esperando mi misión. Listo para recibir.  Así es como empiezas de a poco.  Así es como eventualmente alcanzas tu libertad.

10. La abundancia nunca surgirá de tu empleo

Sólo si sales de la prisión impuesta desde tu fábrica podrás recibir abundancia. No puedes darte cuenta ahora. Es difícil ver los jardines cuando estás en prisión. La abundancia solo viene cuando estás llevando a cabo tus temas. Cuando estás realmente mejorando la vida de las personas a tu alrededor.
Cuando todos los días despiertas con la motivación de esa mejora.  Mejora a tu familia, amigos, colegas, clientas, potenciales clientes, lectores, personas que todavía no conoces pero que te gustaría conocer. Transfórmate en una luz de mejora y cuando la noche sea oscura, todos los botes irán en tu dirección y te traerán riquezas abundantes.
– – –
No me creas. Quédate con el jefe que te odia. Un trabajo que te mantiene encerrado con una cadena alrededor de tu cuello, tentándote con aumentos graduales en sueldo y título. Quédate en una cultura que silenciosamente está reemplazando a toda la clase media. Eso no es culpa de nadie. Estas son las placas tectónicas de la economía destruyendo toda una cultura urbana que ha durado por más de 100 años.
Al menos que te elijas a ti mismo para el éxito, y todo lo que eso conlleva, estarás encerrado en una prisión. Mirarás a los ojos de tu amante buscando una señal de que te ama. Pero lentamente las luces bajarán, el calor de otro cuerpo se enfriará, y te irás a dormir una vez más sin soñar en la oscuridad.


***** Si te interesa colaborar con nosotros puedes mandarnos tu material: ateismobrillante2@gmail.com

Ayudamos a llegar al Millon dando Me gusta:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 

No creo en dios

No creo en Jesucristo

No creo en la Biblia