-->

Lleguemos al 1,000,000

Se parte de la comunidad en FACEBOOK, lleguemos al 1,000,000

¡Tienes que ver!

Vídeos DESTACADOS

jueves, 11 de septiembre de 2014

¿Por qué la infancia humana dura tanto?

  • Pin It

¿Por qué la infancia humana dura tanto?

¿Por qué la infancia humana dura tanto?

De acuerdo con un nuevo estudio dirigido por antropólogos de la Universidad Northwestern, un cerebro de cinco años de edad es un monstruo de energía y utiliza el doble de la cantidad de glucosa (la energía que alimenta el cerebro) como la de un adulto maduro.


El estudio ayuda a resolver el antiguo misterio de por qué los niños humanos crecen tan lentamente en comparación con nuestros parientes animales más cercanos.

Esto demuestra que la energía canalizada al cerebro domina el metabolismo del cuerpo humano en la vida y es probable que sea la razón por la cual los humanos crecen a un ritmo más propio de un reptil que de un mamífero, durante la infancia.

Los resultados del estudio se publicaron en las Actas de revista de la Academia Nacional de Ciencias.

Nuestros hallazgos sugieren que nuestro cuerpo no puede permitirse el lujo de crecer más rápido durante los años de la infancia de un niño porque se requiere una enorme cantidad de recursos para alimentar el cerebro humano en desarrollo”, dijo Christopher Kuzawa, primer autor del estudio y profesor de antropología del Colegio Weinberg de Artes y Ciencias de Northwestern. “Como seres humanos tenemos mucho que aprender y el aprendizaje requiere de un cerebro complejo y hambriento de energía.”

Kuzawa también es un compañero de la facultad en el Instituto para la Investigación Política de Northwestern.

El estudio es el primero en utilizar resonancia magnética y análisis PET en el cerebro, en datos de exploración existente (que miden la absorción de la glucosa y el volumen del cerebro, respectivamente) para demostrar que cuando el cerebro engulle la mayor cantidad de recursos, el crecimiento del cuerpo es más lento. A los 4 años de edad, cuando la “fuga de cerebros” está en su apogeo y el crecimiento corporal disminuye
al mínimo, el cerebro quema lo que utiliza todo el cuerpo en reposo, a través de los recursos, a una tasa equivalente al 66%.

Los resultados apoyan la hipótesis de la antropología que plantea que los niños crecen lentamente, y son altamente dependientes, ya que el cuerpo humano necesita derivar una gran fracción de sus recursos para el cerebro durante la infancia, dejando poco para el crecimiento corporal. También ayuda a explicar algunas observaciones comunes que muchos padres pueden
tener.

Después de cierta edad se hace difícil adivinar la edad de un niño pequeño por su tamaño”, dijo Kuzawa. “En lugar de adivinar, hay que escuchar su voz y ver su comportamiento. Nuestro estudio sugiere que esto no es casualidad. El crecimiento corporal se detiene en las edades en que el desarrollo del cerebro está ocurriendo a un ritmo relámpago, porque el
cerebro está minando los recursos disponibles”.

Anteriormente, se creía que la carga de recursos del cerebro en el cuerpo era más grande en el nacimiento, cuando el tamaño del cerebro con respecto al cuerpo es mayor. Los investigadores encontraron que el cerebro maximiza su uso de la glucosa a los 5 años. A los 4 años el cerebro consume glucosa a un ritmo comparable al 66% de la tasa del cuerpo en reposo metabólico (o más del 40% del gasto total de energía del
cuerpo).

El pico de mediados de la niñez en el crecimiento del cerebro tiene que ver con el hecho de que las sinapsis, las conexiones en el cerebro, llegan a su máximo a esta edad”, dijo Kuzawa.

En su mejor momento en la infancia, el cerebro quema casi dos tercios de las calorías que todo el cuerpo utiliza en reposo, mucho más que otras especies de primates”, dijo William Leonard, coautor del estudio.

“Para compensar estas demandas de energía de nuestros grandes cerebros, los niños crecen más lentamente y son menos activos físicamente durante este rango de edad. Nuestros hallazgos sugieren que los humanos evolucionaron para crecer lentamente durante este tiempo con el fin de liberar el combustible para mantener a nuestros cerebros infantiles ocupados”, concluyó.

¿Por qué algunos animales viven más que otros?

Científicos de la Universidad de Liverpool han desarrollado un nuevo método para detectar las proteínas asociadas con la longevidad, lo que ayuda a mejorar la compresión de por qué algunos animales viven más que los demás.

El equipo analizó el genoma de más de 30 especies de mamíferos para identificar las proteínas que evolucionan en relación con la longevidad de una especie. Ellos encontraron que una proteína, importante en la respuesta al daño del ADN, evoluciona y muta en una forma aleatoria en especies que son de vida más larga, lo que sugiere que está cambiado para un propósito específico, así lo publica Science Daily.

Ellos encontraron un patrón similar en proteínas asociadas con el metabolismo, el colesterol y las rutas implicadas en el reciclaje de proteínas.

Los resultados muestran que ciertas proteínas están siendo seleccionados por la evolución para cambiar en mamíferos de larga duración como los seres humanos y los elefantes, entonces es posible que estas especies han optimizado las vías que reparan el daño molecular, en comparación con los animales de vida más corta, como los ratones.

El estudio, dirigido por el doctor Joao Pedro Magalhaes y el estudiante de postgrado, Yang Li, es el primero que muestra los patrones evolutivos en los sistemas de reparación biológicos en animales de larga vida y podría en un futuro ser utilizado para ayudar a desarrollar intervenciones contra el envejecimiento mediante la identificación proteínas en especies de larga vida que mejor responden a daños en el ADN.

Las proteínas asociadas con la degradación de las proteínas dañadas, un proceso que se ha conectado con el envejecimiento, también se relacionaron con la evolución de la longevidad en los mamíferos.

El Magalhaes, del Instituto de Biología Integrativa dijo: “La base genética de las diferencias de longevidad entre las especies sigue siendo un gran enigma de la biología Un ratón vive menos de cinco años y sin embargo el ser humano puede vivir a más de 100, por ejemplo. Si podemos identificar las proteínas que permiten a algunas especies que viven más tiempo que los demás pudiéramos utilizar este conocimiento para mejorar la salud humana y retrasar el proceso de envejecimiento.

Hemos desarrollado un método para detectar proteínas cuya evolución molecular se correlaciona con la longevidad de una especie. Las proteínas hemos detectado cambiado en un patrón particular, lo que sugiere que la evolución de estas proteínas no fue por casualidad, sino por diseño para hacer frente a los procesos biológicos afectados por el envejecimiento, tales como daños en el ADN. los resultados sugieren que los animales de larga vida eran capaces de optimizar la reparación corporal que les ayudará a defenderse de el proceso de envejecimiento”.

¿Somos los únicos que nos reímos de las mentiras?

Es común entre los humanos que nos riamos de las mentiras, de un mal chiste o broma. Sin embargo, no somos los únicos. Se sabe que los chimpancés son capaces de nadar como los humanos, de sumar, de reír y de incluso de seleccionar a sus amigos. Ahora un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Portsmouth, encontraron que los chimpancés tenían 2 tipos distintos de “risa” durante el tiempo de juego.

Los que se dedicaban activamente en el juego respondieron con risas ordinaria, pero los otros chimpancés hacen un sonido mucho más forzado, menos intenso y más deliberado. Los investigadores sugieren que esta es la forma en que un chimpancé que no participa activamente de los juegos y bromas dice “también me estoy divirtiendo” educadamente.


***** Si te interesa colaborar con nosotros puedes mandarnos tu material: ateismobrillante2@gmail.com

Ayudamos a llegar al Millon dando Me gusta:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 

No creo en dios

No creo en Jesucristo

No creo en la Biblia