-->

Lleguemos al 1,000,000

Se parte de la comunidad en FACEBOOK, lleguemos al 1,000,000

¡Tienes que ver!

Vídeos DESTACADOS

viernes, 3 de octubre de 2014

Videojuegos, ¿el futuro de la educación?

  • Pin It

Si un niño se pasa horas jugando en la consola, PC, smartphone o tablet, les diremos que pierden en el tiempo y que mejor se dediquen a estudiar o salir al aire libre, pero lo cierto es que los juegos de video no son tan perjudiciales como creemos.


La mala fama los videojuegos está por terminar, ya que las escuelas los están incorporando en sus currículos, como una forma divertida e interactiva para aprender diferentes materias, de la mano de las nuevas tecnologías. Ahondemos un poco en esta importante temática.

Los videojuegos como una herramienta educativa

Hay juegos de video que poco tienen de educativos, a menos que quieras que tu hijo sea asesino, pero otros si alientan a los chicos a pensar en forma lógica y poner en practica sus conocimientos, como por ejemplo Angry Birds o el muy popular Preguntados. El uso de videojuegos no sólo puede ayudar al aprendizaje, sino que también cambiar la forma en que se aprende y qué cosas son más importantes.

The Education Arcarde, es un programa del MIT dedicado a enseñar a profesores las formas de incorporar tecnología a la sala de clases, incluyendo los juegos. Para ello han diseñado una serie de videojuegos que ya están en etapa de pruebas en grupos de niños de entre 5 y 9 grado.

El creador de The Education Arcade, indica que los juegos entregan al estudiante la oportunidad de pensar por si mismos para buscar soluciones, utilizando los conocimientos aprendidos en la sala de clases, lejos de los test estandarizados que les quitan la posibilidad de utilizar la creatividad.

Emma Blakey, experta en psicología del desarrollo de la Universidad de Sheffield, Inglaterra, cree que el uso de los videojuegos si es positivo en el aprendizaje de los niños, ya que les ayuda a trabajar con su memoria cognitiva, presentándoles diferentes desafíos.

Además afirma que, teóricamente, la introducción de los juegos de video en las escuelas, contribuye tanto en los académico como también en el comportamiento de los chicos.

Incorporado los videojuegos a la sala de clases

En Nueva York existe una escuela donde los niños aprenden con gusto. Bajo el nombre The Quest to learn (La aventura de aprender), ofrece un modelo educativo pionero en el país. En este colegio, que es público, la sala de clases deja de ser un lugar cerrado y los niños incorporan los juegos de video al aprendizaje tradicional.

La escuela tiene profesores entrenados y utiliza juegos especialmente creados para diferentes asignaturas, desde ciencias y matemáticas hasta desarrollo narrativo. Los chicos utilizan no solo sus conocimientos, sino que también su creatividad y habilidad para revolver problemas, lo que genera resultados mucho más completos de lo que se podría lograr con un libro de texto.

Todo lo que los niños que tienen entre 12 y 15 años aprenden se pone en común compartiendo los diferentes puntos de vista y cómo llegaron a la solución para ir sobrepasando niveles, por lo que el uso de videojuegos no arruina la experiencia social de la educación. 

Se cree que los principales beneficiados con el aprendizaje vía videojuegos, son los niños que no funcionan bien con la educación tradicional. Aquellos chicos con malas notas muestran avances significativos con los juegos, ya que estos los motivan.

En un futuro próximo, los niños no llegarán a casa con tarea, sino que con la misión de completar el nivel de algún juego, y no necesitaremos estar encima para hagan sus deberes, ya que el aprender será toda una experiencia lúdica.

¿Cuál es tu postura ante esta innovadora experiencia educativa? ¿Crees que logre buenos resultados?


***** Si te interesa colaborar con nosotros puedes mandarnos tu material: ateismobrillante2@gmail.com

Ayudamos a llegar al Millon dando Me gusta:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 

No creo en dios

No creo en Jesucristo

No creo en la Biblia