-->

Lleguemos al 1,000,000

Se parte de la comunidad en FACEBOOK, lleguemos al 1,000,000

¡Tienes que ver!

Vídeos DESTACADOS

viernes, 14 de noviembre de 2014

La enfermedad de Hawking tiene su origen en el cerebro

  • Pin It

Los científicos han revelado que el estado de salud de las personas que sufren esclerosis lateral amiotrófica (ELA) no depende de las neuronas motoras de la médula espinal, sino de las neuronas motoras de la corteza cerebral.


De acuerdo con los científicos, esta enfermedad degenerativa de tipo neuromuscular contra la que lleva años luchando el científico y cosmólogo Stephen Hawking provoca una debilidad muscular que posteriormente se convierte en una parálisis que afecta cada vez más partes del cuerpo. Desde los músculos de las extremidades la parálisis se extiende a los músculos respiratorios y el enfermo puede morir si no utiliza un respirador. 

Hasta ahora la ELA se consideraba una enfermedad de las neuronas motoras de la médula espinal. Sin embargo, estudios recientes publicados en la revista 'Journal of Neuroscience' han demostrado que en gran medida las neuronas responsables de esta enfermedad son las neuronas motoras cerebrales, que a su vez son divisiones superiores del sistema nervioso central. 

Según informa Medical Daily, los científicos han descubierto las mutaciones claves que provocan ELA en ratones. De acuerdo con los investigadores, la eliminación de estas mutaciones en las neuronas motoras de la corteza cerebral de los ratones mejora significativamente su estado y les prolonga la vida. 

Los médicos señalan que este descubrimiento permite desarrollar nuevos tratamientos para la ELA para los seres humanos, ya que ha encontrado el blanco sobre el que realmente hay que actuar.


***** Si te interesa colaborar con nosotros puedes mandarnos tu material: ateismobrillante2@gmail.com

Ayudamos a llegar al Millon dando Me gusta:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 

No creo en dios

No creo en Jesucristo

No creo en la Biblia