-->

Lleguemos al 1,000,000

Se parte de la comunidad en FACEBOOK, lleguemos al 1,000,000

¡Tienes que ver!

Vídeos DESTACADOS

martes, 30 de diciembre de 2014

La otra cara de 'los rostros de la metanfetamina' que cambiaron su vida

  • Pin It

La campaña 'Faces of Meth' ('Las caras de la metanfetamina') de Oregon, EE.UU., reveló fotos de rostros en los que se percibían los efectos nocivos de la droga mucho antes de la aparición de Breaking Bad. Sin embargo, una investigación realizada por el diario local 'The Oregonian' ha descubierto que algunos de las personas cuyas fotos se utilizaron para ilustrar los efectos terribles de la droga han cambiado su vida con éxito.


El diario 'The Oregonian' ha revelado cómo cambió la vida de los 'modelos' que mostraron los efectos destructivos de la metanfetamina durante la campaña 'Faces of Meth' ('Las caras de la metanfetamina').

Esther Allison, que ahora tiene 38 años, aparecía en la foto pálida y demacrada después de ocho meses consumiendo metanfetamina, pero ahora es una madre con un trabajo a tiempo completo. Allison trabaja como gerente en McDonald's y asegura que eso significa mucho para ella. La mujer divide su tiempo entre su trabajo y el cuidado de su hijo.

Glen Lagrew, de 49 años, también ha cambiado su vida y se graduó en un programa de educación para adultos tras pasar más de 17 años en la cárcel. Lagrew desearía que su cambio sea un ejemplo a seguir.


James Hibbs, de 32 años, está casado y se ocupa de su madre. Asegura sentirse feliz de participar en una campaña contra una droga que lo dejó sin hogar en su adolescencia. "Si puedo convencer a alguien de que no lo haga, esto me hace sentir mejor. No todo el mundo tiene que ser tan tonto como lo fui yo", dice Hibbs.




***** Si te interesa colaborar con nosotros puedes mandarnos tu material: ateismobrillante2@gmail.com

Ayudamos a llegar al Millon dando Me gusta:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 

No creo en dios

No creo en Jesucristo

No creo en la Biblia