-->

Lleguemos al 1,000,000

Se parte de la comunidad en FACEBOOK, lleguemos al 1,000,000

¡Tienes que ver!

Vídeos DESTACADOS

jueves, 12 de marzo de 2015

No metas a la fuerza tus opiniones religiosas en tus hijos

  • Pin It


No afirmaríamos que nuestros pequeños hijos son liberales o libertarianos, ¿por qué los estamos a ensillando con nuestras etiquetas religiosas?

por Richard Dawkins:



La semana pasada, el consejo de administración local del distrito londinense de Islington fue reportado en el Islington Gazette por prohibir productos de cerdo para las comidas de la escuela primaria. Desde entonces, el rumor de una prohibición total ha sido negado, y la verdad no está clara. De hecho, se podría presentar un buen caso para la prohibición, por razones humanitarias. Después de todo, hay evidencia convincente de que los cerdos tienen niveles de inteligencia y conciencia comparables a nuestros muy queridos animales domésticos. Pero ninguna consideracion humana similar se ha mencionado aquí. El consejal Joe Caluori, miembro ejecutivo del Consejo para los niños y las familias, fue citado en el Gazette diciendo: "Al no tener carne de cerdo en los menús en nuestras escuelas, podemos mantener bajos costos y reducir el desperdicio de alimentos, maximizando el presupuesto para comida de las escuelas en duras circunstancias financieras".

El punto subyacente fue aclarado por otro portavoz del consejo, citado en el Gazette y citado de nuevo en The Independent, uno de los periódicos nacionales más respetados de Gran Bretaña: "Los niños, algunos de tan sólo cuatro años de edad, de diferentes trasfondos religiosos y étnicos podrían no saber qué alimentos contienen carne de cerdo, o podrían no darse cuenta de la importancia de evitarla, debido a su cultura o creencias".

Sea cual sea la verdad o falsedad del informe original de la prohibición, hay algo en esa cita que debería saltar y golpearte en la cara. ¿"Sus" creencias? ¿Las "creencias" de los niños de cuatro años de edad? ¿No se le ocurrió a este portavoz que los niños que son demasiado jóvenes para darse cuenta de la importancia de "sus" creencias también podrían ser demasiado jóvenes para poseer esas mismas creencias en primer lugar? ¿Cómo pueden las "creencias" de una niña de cuatro años de edad, ser "importantes" para ella, si ella ni siquiera sabe cuáles son sus creencias?

¿Alguna vez hablarías de las creencias políticas de un niño de cuatro años de edad? Hannah es una socialista de cuatro años de edad, Mark un conservador. ¿Quién soñaría con decir una cosa así? ¿Qué dirías si leyeras un artículo demográfico que dijera algo así: "Uno de cada tres niños nacidos hoy en día es un niño kantiano neoplatónico. Si las tendencias de la tasa de natalidad continúan, los existencialistas positivistas serán superados en número en el 2030 ". No le pongas cuidado a los nombres sin sentido de las escuelas filosóficas del pensamiento que acabo de inventar. Deliberadamente elegí nombres surrealistas para no distraer del verdadero punto. La religión es la única excepción todos hacemos a la regla: no etiquetar a los niños con las opiniones de sus padres.

Y si quieres hacer una excepción para las opiniones que llamamos religiosas, y afirmar que es menos absurdo hablar de "niños cristianos" o "niños musulmanes", es mejor que tengas un buen argumento bajo la manga.

¿A qué podría parecerse tal argumento? En primer lugar, algunos dicen que etiquetar un niño como musulmán, por ejemplo, o católico, no es peor que etiquetarlo como francés o sueco. Pero no es una buena comparación. La ciudadanía de un país, nos guste o no, tiene implicaciones legales. Tu país emite tu pasaporte, te permite votar en sus elecciones, incluso te llamarán a luchar sus guerras. Pero si conoces la nacionalidad de alguien eso no te dice a sus opiniones sobre nada. Esa persona francesa puede ser de izquierda, de derecha, pacifista o bélica, pro o anti aborto, pena de muerte, vegetarianismo, Windows, Macintosh o Linux.

A diferencia de las etiquetas nacionales, las etiquetas religiosas llevan un bagaje de opinión personal. Los católicos creen que Jesús nació de una madre virgen que nunca murió sino que fue "asumida" corporalmente al cielo. Los mormones creen que Jesús visitó América y que los nativos americanos emigraron de Israel. Es prepotente y presuntuoso atar una etiqueta metafórica alrededor del cuello de un pequeño niño, afirmando que, en efecto, "este niño cree que Jesús resucitó de entre los muertos", con tanta calma como se podría escribir "grupo sanguíneo AB". Cuando menos niega el ideal, fuertemente apreciado por todos los educadores decentes, de que los niños deben aprender a pensar por sí mismos.

En segundo lugar, habrá personas que argumentan que, dejando a un lado la doctrina religiosa, todavía debemos tratar a un niño como perteneciente a la misma tradición cultural de sus padres. Las familias judías observan un calendario de fiestas y rituales que son diferentes a las de los cristianos, musulmanes o hindúes. Es razonable que los niños participarán en las comidas tradicionales de los viernes por la noche, colgarán calcetines navideños, ayudarán a hacer tortas Diwali en el día apropiado. Entiendo, y sería triste ver morir muchas tradiciones antiguas (aunque me gustaría trazar la línea en que los niños ayunen o en amputarle los prepucios a los bebés). Muchos de mis amigos judíos (casi todos son ateos) no ven ningún daño en la celebración de fiestas tradicionales, y yo disfruto de un servicio de villancicos en una gran catedral, o los cánticos de vísperas del Festival de la Cosecha en una iglesia campestre.

Pero realmente hay una diferencia importante entre incluir a tus hijos en tradiciones inofensivas, y forzarles las opiniones gratuitas sobre la naturaleza de la vida o el cosmos. La tradición está bien cuando constituye canciones o literatura, estilos de vestir o arquitectura. Pero la tradición es un fundamento terrible para la ética, o las creencias sobre el origen del universo o la evolución de la vida.

Adoctrinar tus opiniones en las mentes vulnerables de tus hijos es bastante malo. Tal vez lo peor es la suposición derrotista, casi universalmente hecha por la sociedad en general, incluida la sociedad secular, de que los niños, de hecho, heredan automáticamente las creencias de sus padres, y nuestro lenguaje debe reflejar esto. Las personas no religiosas, así como las religiosas creen en la noción de que los niños deben ser etiquetados con un nombre religioso u otro.

Incluso etiquetados de por vida: cuando entras al hospital, o te unes a las fuerzas armadas, llenas un formulario en el que tienes que nominar a tu religión (que puede ser "ninguna").

Regularmente leemos proyecciones demográficas como: "Para el año tal y tal Francia será 50 por ciento musulmana". Un pronóstico de este tipo sólo puede basarse en la suposición de que todos los niños nacidos de una pareja musulmana son pequeños musulmanes que crecerán para criar a sus propios pequeños musulmanes en su momento.

A los juzgados de familia se les puede pedir que decidan si el hijo de un matrimonio roto debe ser "criado como católico" o "criado protestante". Nadie le pediría nunca a un juzgado de familia que se pronuncie sobre si un niño debe ser "criado fútbol" o "criado rugby"; "criado ornitólogo" o "criado coleccionista de sellos"; "criado liberal" o "criado conservador"; "criado Macintosh" o "criado Windows".

Las feministas nos han hecho conscientes del lenguaje sesgado. Hoy nadie habla de "un hombre un voto", o "los derechos del hombre". El uso de "hombre" en este contexto pone pelos de punta de inmediato. Incluso aquellos que utilizan el lenguaje sexista saben que lo están haciendo, pueden incluso hacerlo deliberadamente para molestar. El punto es que nuestra conciencia se ha despertado. Nuestro lenguaje ha cambiado porque nos hemos dado cuenta de los supuestos ocultos que pasamos por alto previamente.

Despertemos todos nuestra conciencia, y la conciencia de la sociedad, sobre el etiquetado religioso de los niños. Tengamos en cuenta nuestro lenguaje religioso así como hemos aprendido a hacerlo con el lenguaje sexista. "Niño católico", "niño musulmán", "niño hindú", "niño mormón" — todas estas frases deben hacernos temblar. Cuando oigas a alguien hablar de un "niño católico", deténlos inmediatamente: no hay tal cosa como un niño católico. ¿Hablarías de un "niño postmodernista" o un "niño separatista"? Lo que querías decir era "hijo de padres católicos". Y lo mismo para niño "musulmán", etc.

Si la primera vez que leíste la cita del portavoz del Consejo de Islington, nada saltó y te golpeó en la cara, por favor hazlo de nuevo. ¿Ya despertó tu conciencia?




***** Si te interesa colaborar con nosotros puedes mandarnos tu material: ateismobrillante2@gmail.com

Ayudamos a llegar al Millon dando Me gusta:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 

No creo en dios

No creo en Jesucristo

No creo en la Biblia