-->

Lleguemos al 1,000,000

Se parte de la comunidad en FACEBOOK, lleguemos al 1,000,000

¡Tienes que ver!

Vídeos DESTACADOS

viernes, 14 de agosto de 2015

La psicología del poder

  • Pin It


Cuando el director general Mark Hurd renunció a Hewlett-Packard la semana pasada a raíz de distintas violaciónes éticas, hubo personas que expresaron su sorpresa. Hurd, después de todo, era conocido como un ejecutivo eficaz y con una implecable reputación.


Pero el público no debería haberse sorprendido tanto. Desde escándalos de prostitución hasta acusaciones de corrupción son una de las constantes que existen en contra de ejecutivos corporativos y atletas de clase mundial, parece que los titulares están atiborrados con los últimos tropiezos de alguien en una posición de poder. Sin embargo, esto no es sólo una anecdóta: Las encuestas de las organizaciones encuentran que la gran mayoría de los comportamientos groseros e inapropiados, como pueden ser los gritos de blasfemias, provienen de las oficinas de personas con más autoridad.

Los psicólogos se refieren a esto como la paradoja del poder. Los mismos rasgos que ayudaron a los líderes a acumulan control, son las primeras que desaparecen una vez que sube al poder. En lugar de ser amables, honestos y valientes, se vuelven impulsivos, imprudentes y groseros. En algunos casos, estos nuevos hábitos pueden ayudar al líder a ser más decisivo y sincero, o más propensos a tomar decisiones que sean rentables, independientemente de su popularidad. Un estudio reciente encontró que los CEOs con exceso de confianza fueron más propensos a perseguir la innovación y tener en sus empresas en nuevas orientaciones tecnológicas. Si no se controla, sin embargo, estos instintos pueden dar lugar a una gran caída.


Hace unos años, Dacher Keltner, un psicólogo de la Universidad de California, Berkeley, comenzó a entrevistar a estudiantes de primer año en un dormitorio grande en el campus de Berkeley. Les dio pizza y una encuesta, en la cual les pedía dieran sus primeras impresiones de todos los demás estudiantes en el dormitorio. El Sr. Keltner volvió al final del año escolar con la misma encuesta y más pizza gratis. Según la encuesta, los estudiantes en la parte superior de la jerarquía social-fueron considerados como los más "poderosos" y respetados -eran también los más considerados-, y obtuvieron mayores puntuaciones en las medidas de afabilidad y extroversión. En otras palabras, la buena gente llegó al primer lugar.

Este resultado no es exclusivo de estudios en Berkeley. Otros estudios han encontrado resultados similares en las fuerzas armadas, las corporaciones y la política. "La gente da autoridad a la gente que realmente gusta", dice Keltner.

Por supuesto, estos hallazgos científicos contradicen el tópico del poder, que indica que la única manera de llegar a la cima es mediante un comportamiento egoísta y moralmente dudoso. En "El Príncipe", un tratado sobre el arte de la política del siglo 16, el filósofo italiano Nicolás Maquiavelo insistía en que la compasión se puso en el camino de la eminencia. Si un líder tiene que elegir entre ser temido o ser amado, Maquiavelo insistía en que el líder siempre debe ser temido. El amor está sobrevalorado.

No obstante, no puede ser el mejor consejo. Otro estudio realizado por el Keltner y Anderson Cameron, profesores de la Haas School of Business, estudiaron los tendencias "maquiavélicas", tales como la disposición de difundir rumores maliciosos, en una hermandad. Resultó que los miembros de la hermandad maquiavélica fueron rápidamente identificados por el grupo y aislados. A nadie le agradaron, así que nunca llegaron a ser poderosos.

Hay algo profundamente edificante sobre esta investigación. Es reconfortante pensar que la mejor manera de acumular poder es hacer a los demás lo que quisieras que te hicieran a ti. En los últimos años, este tema incluso ha sido extendido a los primates no humanos, como los chimpancés. Frans de Waal, un primatólogo de la Universidad Emory, ha observado que el tamaño y la fuerza de los chimpancés macho no resulta ser una correcta predicciòn pasar saber quien dominara al resto. En su lugar, la capacidad de forjar relaciones sociales y participar en la "diplomacia" es a menudo mucho más importante.

Ahora las malas noticias, que se refiere a lo que sucede cuando todos los chicos buenos consiguen realmente en el poder. Si bien un poco de compasión puede ayudarnos a subir la escala social, una vez que estemos en la parte superior terminamos transformando en un tipo muy diferente de la bestia.

"Es un efecto muy consistente", agrega Keltner. "Cuando le das a la gente el poder, básicamente comienzan a actuar como tontos. Coquetean de manera inapropiada, se burlan de una manera hostil, y se vuelven totalmente impulsivos. Keltner compara el sentimiento de poder a un daño cerebral, y señala que las personas con mucha autoridad tienden a comportarse como los pacientes neurológicos con un lóbulo órbito-frontal dañado, una área del cerebro que es crucial para la empatía y la toma de decisiones. 

¿Por qué las personas a llegan al poder coquetean con internos y solicitan sobornos de los documentos financieros? Según los psicólogos, uno de los principales problemas con la autoridad es que nos hace menos comprensivos con las inquietudes y emociones de los demás. Por ejemplo, varios estudios han encontrado que las personas en posiciones de autoridad se comportan basados en estereotipos y generalizaciones cuando se juzga a otras personas. También pasan mucho menos tiempo haciendo contacto visual, al menos cuando una persona sin el poder está hablando.

Considere la posibilidad de un estudio reciente dirigido por Adam Galinsky, un psicólogo de la Universidad Northwestern. Galinsky y sus colegas comenzaron pidiendo a los sujetos describieran una experiencia en la que había una sensación de poder o de una época en que se sentían totalmente impotentes. A continuación, los psicólogos pidieron a los sujetos para dibujar la letra E en la frente. A quienes se indujo con los sentimientos de poder eran mucho más propensos a dibujar la letra al revés, al menos cuando la ve otra persona. Galinsky afirma que este efecto es provocado por la miopía del poder, que hace que sea mucho más difícil imaginar el mundo desde la perspectiva de otra persona. Esta hecha de forma inversa porque no se preocupan por el punto de vista de los demás.

En el peor de los casos, el poder puede convertir en hipócritas. En un estudio de 2009, Galinsky pidió a pensar en experiencias de poder o de impotencia. Los estudiantes se dividieron en dos grupos. El primer grupo se le dio para votar, en una escala de nueve puntos, la seriedad moral de falsos informes sobre gastos de viajes en el trabajo. El segundo grupo fue invitado a participar en un juego de dados, en el que los resultados de los dados determinaban el número de billetes de lotería que cada estudiante recibiría. Un rollo más altos provocó un aumento de boletos.

Los participantes en el primer grupo examinaron la notificación incorrecta de los gastos de viaje como un delito mucho peor. Sin embargo, el juego de dados producía un resultado completamente contradictorio. En este caso, la gente en el grupo de experiencias poder informaba, en promedio, un resultado estadísticamente improbable, con una puntuación media de los dados de 20% por encima de lo esperado por azar. (El grupo de poder, por el contrario, sólo informó resultados ligeramente elevados de los dados.) Esto sugiere fuertemente que mentían acerca de sus resultados reales, manipulando los números para obtener una boletos adicionales.

Aunque las personas casi siempre saben que hacer trampa está mal, su sentido de poder hace que sea más fácil racionalizar la falta de ética. Por ejemplo, cuando los psicólogos pidieron a los sujetos (tanto en  condiciones de poder e impotencia) que juzgaran un individuo que conducía demasiado rápido para no llegar tarde a una cita, la gente en el grupo de poder expresaban que era peor el crimen que cuando ellos mismos lo habían hecho. En otras palabras, el sentimiento de la eminencia llevado a la gente a la conclusión de que había una buena razón para que la gente importante cometiera un exceso de velocidad. 

Hay más información en WSJ, si usted está interesado en cómo el poder distorsiona nuestra respuesta a los anuncios, o por qué el poder sólo corrompe absolutamente cuando pensamos que nadie está mirando. 

Referencia:
Jonah Lehrer, "The Psychology of Power", Wired.




***** Si te interesa colaborar con nosotros puedes mandarnos tu material: ateismobrillante2@gmail.com

Ayudamos a llegar al Millon dando Me gusta:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 

No creo en dios

No creo en Jesucristo

No creo en la Biblia