-->

Lleguemos al 1,000,000

Se parte de la comunidad en FACEBOOK, lleguemos al 1,000,000

¡Tienes que ver!

Vídeos DESTACADOS

miércoles, 10 de febrero de 2016

Esto es lo que le ocurre a tu cerebro cuando rompes con tu pareja

  • Pin It


Hay pocas cosas en la vida que nos hacen sentir tan miserables como una ruptura amorosa. A veces son tan devastadoras que nos inutilizan, nos hacen pensar que sería mejor estar muertos, en fin, nos vuelve un poco locos.

Y es que, en realidad, sí es una especie de locura lo que experimentamos ya que hay varios sistemas neuronales dentro del cerebro que se encuentran en conflicto. Es algo parecido al enamoramiento solo que al revés y hay razones para todo eso.

Somos adictos al amor

No importa si la relación duró solo unos meses o varios años, la ruptura amorosa nos devuelve al principio de la relación, en la que todo parece más a una obsesión.

Cualquier cosa nos recuerda a la persona con la que solíamos compartir nuestra vida, fotos, lugares, pensamientos, todo esto provoca la actividad de un tipo específico de neuronas en el núcleo caudado y el área tegmental ventral del cerebro.

Estas partes del cerebro son las que se iluminan cuando los científicos someten a una resonancia magnética a personas que no pueden dejar de pensar en la persona de sus afecciones y cuando ven imágenes de sus seres queridos.

No solo eso, estas partes del cerebro también son las que se activan con los efectos de drogas como la cocaína y la nicotina.

Cuando se activan esas neuronas se liberan grandes flujos de dopamina, la cualhace funcionar circuitos en el cerebro que logran hacer que tengas un deseo de más de algo. Eso provoca que busques cosas que llenen ese deseo, en el caso del amor, más amor de tu pareja/ser querido.

Sin embargo, conforme avanzan las cosas en una relación hasta que ya se lleva algo de tiempo con una persona, la obsesión comienza a desaparecer. Sin embargo, al haber una ruptura, esa necesidad de amor regresa súbitamente.

Las regiones del cerebro mencionadas esperan de nuevo obtener una dosis de amor pero ya no la tienen así que la reacción es muy parecida a cuando uno es adicto a alguna droga y uno deja de tomarla, probablemente hagas algo muy drástico y hasta tonto para recuperar esa sensación como llamar o mandar un mensaje ebrio a tu ex o hasta el sexo de ruptura.

La neurocientífica Lucy Brown de la Universidad de Medicina Einstein, menciona sobre todo esto:

Otras clases de rechazo social son mucho más cognitivas, mientras que el rechazo romántico es algo que puede cambiarte la vida y se relaciona con sistemas que están al mismo nivel que el sentirse hambriento o sediento.

O sea que sí, el amor duele y hablando de eso…

El dolor es completamente verdadero

Cuando el objeto de nuestro afecto nos abandona duele y no es una exageración, el dolor es absolutamente real. Un par de estudios se han enfocado en estudiar los cerebros de personas que se encontraban en medio de una ruptura y descubrieron que más de una región en el cerebro se iluminaba al hacerles una resonancia magnética.

Otra cosa que llamó la atención es que había actividad en las partes del cerebro que controlan tanto el estrés como el dolor físico. El problema es que, debido a que el cerebro controla todo nuestro cuerpo, cuando estas partes están activas, este liberar hormonas del estrés que se van directo contra el corazón, el sistema digestivo y hasta al sistema inmunológico.

En casos graves, el estrés puede crear una condición cardíaca conocida como cardiomiopatía Takotsubo, también conocida como el síndrome del corazón roto que puede llevarnos hasta la muerte, aunque solo ocurre en casos muy raros.

Como sea, el dolor del rechazo amoroso puede perdurar por mucho tiempo, de hecho, Lucy Brown menciona que esa sensación puede durar desde los 6 meses hasta los 2 años, dependiendo de cada persona.

Sobre todo esto, Brown comenta:

Es un sistema que intenta mantenernos juntos. Cuando vivimos algún tipo de separación, estos sistemas nos hace esforzarnos para acercarnos de nuevo a esa persona.

Y si las dos personas están trabajando en lo mismo, va a funcionar.

Sin embargo, si no es el caso, el dolor puede ser tan real como perder una extremidad.

¿Qué se hace al respecto?

Obviamente querrán saber que hacer cuando uno se encuentra atrapado en un predicamento como este.

Por fortuna, cuando se encuentra completamente devastado por una ruptura, hay evidencia de que el cerebro empieza a trabajar inmediatamente en ayudar a superar ese estado. Los análisis hechos en las personas abandonadas que muestran a sus cerebros completamente inundados por el dolor también mostraban actividad en partes de la corteza frontal del cerebro que inhibe los impulsos y mejora la conducta.

Brown menciona que lo que el cerebro trata de hacer es regular y controlar esas emociones encontradas para tratar de evitar que hagamos una de esas cosas drásticas de las que podemos arrepentirnos después.

El cerebro trata de que pongamos nuestra vida en orden nuevamente. Por supuesto, superarlo lleva tiempo pero después, la actividad del cerebro relacionada con la obsesión del romance se desvanecerá.

Mientras tanto, Brown sugiere algo para que el proceso sea un poco más sencillo:

Cuando comiences a pensar en esa persona, en lugar de recordar lo buena que era la relación, intenta enfocarte en recordar todo lo malo que hizo.

***** Si te interesa colaborar con nosotros puedes mandarnos tu material: ateismobrillante2@gmail.com

Ayudamos a llegar al Millon dando Me gusta:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 

No creo en dios

No creo en Jesucristo

No creo en la Biblia